Deudas

Paga tu deuda de manera fácil con estos consejos

Paga tu deuda de manera fácil con estos consejos

Resulta fundamental iniciar este texto diciendo que en el tema de deudas no hay fórmulas mágicas. Aunque muchas personas esperarían recetas milagrosas para salir bien librados de los compromisos financieros, la realidad es que no existen. Para encarar cualquier deuda se necesita de compromiso y responsabilidad, sobre todo ante momentos complejos, en los que el salario comienza a ser insuficiente. 

Sin embargo, a pesar que no hay fórmulas mágicas, sí existen una serie de elementos que se pueden considerar para encarar de mejor manera cualquier compromiso. Así que, sigue estas recomendaciones y paga tu deuda de manera más sencilla.

Realiza un presupuesto

Si te encuentras en un escenario en el que las deudas comienzan a ser una carga muy pesada, ya que se llevan gran parte de tu salario, es momento de retomar el control de tus finanzas personales.

Para ello, es muy importante planear, y en ese contexto no hay mejor camino que elaborar un presupuesto.

En términos simples, el presupuesto es el mecanismo mediante el cual una persona puede definir de mejor manera cómo gasta su dinero. Esto al identificar de forma clara cuáles son sus ingresos y gastos, y en función de ello, asignar las cantidades necesarias y evitar la fuga de dinero.

Elaborar un presupuesto en escenarios económicos complejos resulta muy importante. Sobre todo porque permite atender dos objetivos claros: por un lado, evitar gastar en cosas innecesarias y concentrar los esfuerzos en deudas y necesidades cotidianas; y a la par, comenzar a generar ahorro que permita salir lo más pronto posible de deudas.

Llevar un control detallado de las finanzas personales mediante un presupuesto permite pagar tu deuda de mejor manera. Y es que, por un lado, evita que se siga gastando en cosas que no son fundamentales, y con ello evitar un sobreendeudamiento mayor, lo que a la postre podría revertir el panorama y salir de los problemas de dinero.

¿Cómo elaborar un presupuesto?

El primer gran paso para elaborar un presupuesto es realizar una radiografía tanto de los ingresos como de los gastos mensuales. La idea es identificar de manera clara cuánto gana una persona al mes y cuáles son las cuotas que se deben cubrir, en ello se debe contemplar elementos cotidianos como comida, transporte o renta, y mensualidades recurrentes como las que derivan de las deudas vigentes.

Una vez detectado estos elementos, es momento de asignar los montos necesarios. La intención es separar el dinero con el que se cubren los gastos ordinarios y las deudas, y el resto apartarlo en una cuenta de ahorro intocable. Como ya se citó, la intención es seguir rigurosamente el presupuesto, en aras de dejar de gastar en cosas que no son importantes.

En este escenario, hay una serie de puntos que se deben tomar en cuenta. Por ejemplo, al elaborar el presupuesto, se debe partir de la realidad y dejar escenarios especulativos. ¿A qué nos referimos? A que seas honesto y solo contemples ingresos reales y plasmes los gastos que sí o sí se deben cubrir. Esto para tener una visión apegada al contexto personal que se vive y que sea una herramienta de verdadera utilidad.

Paga tu deuda de mejor manera con esta estrategia

Si logras el objetivo y comienzas a generar un ahorro mes con mes, ese dinero lo podrás destinar para pagar tu deuda más rápido.

La intención de comenzar a generar un ahorro no solo es crear un fondo de protección, sino también poder destinar una cantidad extraordinaria al pago de deudas y con ello, quitarlas lo más pronto posible.

Por ejemplo, la Condusef recomienda implementar dos estrategias de pago. En la primera, llama a destinar un monto extra a aquellas deudas que tienen una tasa de interés más alta; esto, con la intención de liquidar en menor tiempo y ahorrar un poco. En el otro escenario, la autoridad recomienda destinar una cantidad mayor de la necesaria a las deudas que están por terminar de pagarse, e impulsar un efecto “bola de nieve” que lleve al interesado a quitarse deudas, y destinar el monto de esas mensualidades que se liberan a las deudas más grandes.

Busca alternativas

Ahora bien, si has llegado a un momento en el que las deudas ya te rebasaron e incluso has dejado de cubrir algunas mensualidades, es importante buscar alternativas. En este punto, el dejar de pagar no es opción, y lejos de representar una salida, solo es una cuestión que puede acarrear más problemas.

Por ejemplo, puedes optar por consolidar deudas con ayuda de una institución; o incluso buscar una reestructura directa con tus acreedores. 

No obstante, si tienes dudas sobre las opciones que puedes tomar, puedes acercarte con especialistas de Bravo. Ten por seguro que aquí, hallarás una respuesta que te ayude a liberarte de deudas y que se adapte a tus necesidades.