Deudas

¿Por qué pagar una deuda es importante? Reflexiones y frases para gente que no paga sus deudas

¿Existe ayuda económica para pagar deudas? Esto es lo que debes saber

Ninguna persona está exenta de pasar por momentos económicos complejos. Sin embargo, si este tipo de situaciones llega cuando existen deudas de por medio, el panorama se torna más complicado y el mundo se cierra.

Ante este tipo de escenarios, y ante la imposibilidad de poder cubrir los montos requeridos, muchas personas optan por simplemente dejar de pagar, y abandonan la idea de buscar alternativas al problema como si no existieran. Pero, ¿qué tan bueno o qué tan negativo puede ser optar por el camino de voltear la mirada y solo dejar de pagar?

Es importante entender que ante un momento económico complejo en el que existen deudas, dejar de pagar no es una opción. Voltear la mirada y simplemente abandonar el compromiso, lejos de ser una solución, puede derivar en problemas más serios, que incluso pongan en riesgo el patrimonio familiar ante un posible embargo.

Dejar de pagar una deuda puede convertirse en un problema con efecto bola de nieve; es decir, en una situación en la que mientras más avance el tiempo, el problema crezca más y pueda llegar un momento en el que sea difícil detenerlo.

Por ello, como dejar de pagar una deuda no es opción, queremos invitarte a la reflexión sobre lo que implica una deuda y los alcances de pagar a tiempo o simplemente dejar de pagar. Es así, que te compartimos estas frases para que gente que no paga sus deudas, o que piensa dejar de pagarlas,pueda reflexionar antes de tomar una u otra decisión. 

“Un buen pagador es dueño de la bolsa de cualquiera”

“Un buen pagador es dueño de la bolsa de cualquiera. El que es conocido por pagar puntualmente en el tiempo prometido, puede recibir prestado en cualquier momento todo el dinero que sus amigos no necesiten”.

Esta frase que se atribuye a Benjamín Franklin refleja una de las consecuencias de no pagar: cerrar la puerta a grandes oportunidades de financiamiento.

Como es sabido, uno de los grandes elementos en el que se fijan las instituciones de crédito para prestar es el buen historial. El no pagar conforme a lo acordado, deja una mancha profunda en la hoja de vida crediticia de cualquier persona, lo que hace que ningún organismo quiera prestarle.

Por el contrario, cumplir con las deudas, te pone en la mira de las instituciones como buen pagador. Ese estatus no solo te abre paso a oportunidades de crédito, sino que hará que los mismo organismo se peleen por prestarte.

“El que sale de deudas, ya comienza a ser rico”

Esta frase del poeta George Herbert enaltece la virtud que representa cumplir con una obligación adquirida. Sobre todo, porque reconoce que quien paga lo que debe, ya creció como persona.

Es muy importante no perder de vista que adquirir una deuda es adquirir un compromiso, y como tal, es fundamental honrar los compromisos. Pero, ¿por qué? Entre otras cosas, por cumplir en reciprocidad a la confianza depositada al momento de conceder el préstamo.

Resulta fundamental hacer énfasis que quien termina de pagar sus deudas ya ganó. Y gana desde el punto de vista personal, al demostrar ser responsable y digno de recibir confianza para cualquier tema; además, que gana la posibilidad de aspirar a nuevas oportunidad de préstamos, en condiciones atractivas, lo que sin duda podría ser clave para impulsar el bienestar y el crecimiento económico en determinado momento de la vida. 

“Sólo hay dos medios de pagar las deudas: por el trabajo y por el ahorro”

Esta frase del filósofo Thomas Carlyle retrata una realidad que muchas veces se pierde de vista. Y es que, en la desesperación por pagar, mucha gente busca soluciones casi mágicas para poder salir de deudas.

La verdad es que salir de deudas requiere compromiso y disciplina; requiere de un esfuerzo por parte de los involucrados. En otras palabras, salir de deudas no depende de oraciones ni de soluciones que lleguen por arte de magia.

La frase pone el foco en un elemento importante: salir de deudas dependerá de la capacidad que tengas para planear, administrar los ingresos, y alcanzar los recursos propios (ahorro) que permitan abonar a los compromisos adquiridos.

¿Cómo pagar deudas si no tengo dinero?

Como se mencionó líneas arriba, es entendible que lleguen momentos complicados que impidan a las personas pagar sus deudas. Sin embargo, ese no debe ser motivo para dejar de cumplir.

Lo importante ante este tipo de situaciones es buscar alternativas; porque sí las hay. Sobre todo, mostrar voluntad de pago, y no solo ignorar el problema en espera que una solución mágica llegue.

En caso de no poder pagar algún crédito, una alternativa es acercarse con la institución y buscar opciones de pago. Ya sea banco o tienda departamental, valorará el hecho que quieras buscar opciones para pagar aun en momentos complejos.

En ese sentido, por ejemplo, si tu situación es difícil, en el que tu ingreso ya no da para cubrir tus deudas, puedes recurrir a una reparadora de crédito. Si no has escuchado de este tipo de empresas, te explico en breve.

Las reparadoras de crédito son firmas especializadas en negociar el pago de deudas con acreedores. Uno de los elementos importantes es que no solo ayudan a alcanzar un esquema de pago flexible, sino que pueden conseguir descuentos sobre el monto de la deuda para saldar con menos dinero.

El modelo de las reparadoras de crédito como Resuelve Tu Deuda parte de generar esquemas de ahorro a la medida. De esta forma, el titular de la deuda es capaz de obtener el dinero por cuenta propia para pagar lo que se debe, sin la necesidad de recurrir a nuevos préstamos que compliquen el problema.

Nos interesa leerte, déjanos tus comentarios.